Como catalanes en Kosovo


Tanto Romeva como Artur Mas han insistido en diferentes ocasiones en que la Unión Europea no puede expulsar a siete millones y medio de sus ciudadanos de las instituciones. Por eso, dicen, Cataluña formaría parte de la Unión en una supuesta independencia. Se colocan como víctimas y juegan, como de costumbre, con el lenguaje. Pero no haría falta echar a nadie. Los catalanes, tanto en cuanto tienen nacionalidad española, seguirían siendo ciudadanos de la UE, pero Cataluña, como Estado, tendría que solicitar su ingreso. Y ahí es donde radica el problema: Un Estado no es tal sin capacidad de externalizar su poder, es decir, sin reconocimiento internacional. Y de nada serviría a Cataluña que lo reconociese Kosovo. Un gobierno catalán que rompiera la legalidad, el Estado de Derecho de una democracia, no puede pretender que otras democracias lo traten como a un igual.

Cuando en un Estado de dudosa calidad democrática se produce un golpe de Estado, la comunidad internacional suele condenarlo sin ambages. ¿Piensan los políticos catalanes que pueden saltarse la ley de una democracia y que no ocurra lo mismo? ¿Realmente aspiran legítimamente a que las instituciones a las que quiere pertenecer le abran las puertas de una negociación? ¿Creen, de verdad, que el Gobierno se va a sentar a negociar la fractura de su propio territorio? ¿Cree Artur Mas que logrará siquiera que le abra la puerta cualquier embajada de cualquier país democrático serio, o las ventanas de cualquier institución internacional a la que aspire pertenecer? Serían como catalanes en Kosovo, pero sin apoyo occidental. O sea, peor.

Confort de Piqué


pique-gracias-kevin-roldan-contigo-empezo-todo-1433753686682

El buenismo, la defensa una opinión mayoritaria sin el filtro de la crítica, son zonas de confort. No pocos madridistas han aplaudido las declaraciones de Piqué donde, básicamente, se defiende con cierta espontaneidad infantil: yo soy así. Bien está. Esos mismos madridistas opinan que se atreve a hacer declaraciones que otros no hacen. Es posible. Pero deben tener en cuenta que su parroquia, la del culé, es una distinta a la suya no sólo en lo deportivo, sino fundamentalmente en lo político.

Yerra cuando asegura que le pitan por la rivalidad con el Real Madrid. Sus celebraciones obedecen a complejos. La pregunta pertinente es por qué él es abucheado y otros no. Piqué se ha significado a favor de un referéndum, pero esquiva el adjetivo con el que calificarse. Ve “correcto” ir con la selección española y, a la vez, natural apoyar la oficialidad de las selecciones catalanas “porque le han dado mucho”, como si no hubiera un impulso político detrás. Seguro que sus opiniones son sinceras y es posible que no vea las incongruencias de su discurso. Al fin y al cabo, no se le puede pedir mucho: tan solo es un futbolista.

Piqué descansa en el colchón sentimental de su zona de confort, limitado a Cataluña, que es donde bien vive y juega. Lo incómodo para el jugador sería afirmar (y pensar) que preguntar a la gente está muy bien, pero que no se puede despreciar la ley y que, por tanto, lo que pretenden los políticos independentistas es un fraude. Que la oficialidad de las selecciones catalanas impediría jugar con España. Que el proceso soberanista es un fiasco. Que ser catalán no es ser nacionalista. A buen seguro, se acabarían los pitos por España, pero iba a vivir peor.

¿Qué hacer ante las imágenes violentas?


“No se pueden establecer normas generales. A excepción de una: jamás un periódico publicará una escena violenta cuando no pueda dar el nombre y los apellidos de las víctimas: jamás cuando la exhibición del salvajismo sea una mera ilustración en la enciclopedia periodística del día del tipo “Bush bebe un vaso de agua en el intermedio de una reunión…”, etcétera: jamás cuando la exhibición de la muerte comparta el anonimato y la indiferencia que caracteriza el acto terrorista. O sea: todo lo contrario de lo que suele hacerse. Los periodistas saben bien lo que es un cromo y es inaudito que en las redacciones sigan coleccionando este tipo de álbumes. Una vez establecido esto, y a partir de esta ineludible condición, la única forma de defenderse de las decapitaciones en nombre de dios es abriendo los ojos, plantando cara, aceptando el reto de mostrarlas. Las bellas almas estudiantiles insisten en los lugares comunes: propaganda, insensibilidad, los medios convertidos en carnicería, el respeto al dolor de las familias. Estos argumentos ocultan, hipócritamente, lo esencial: lo cara que cuesta la solidaridad en cuanto deja de ser (solo un poco) puramente estética. Recordando la carta inolvidable. La publicó el diario El País, al principio de la guerra de Irak. Protestaba un hombre irreprochable porque el diario hubiese mostrado la foto de un niño iraquí amputado. Decía el progre, que él ya había cumplido, que había tocado todas las cacerolas, que había ido a todas las manifestaciones contra la guerra. Pero que tenía derecho a que no le atragantaran el croissant de la mañana con la exhibición de tales fotos. Solidario hasta la cacerola, pero ni un punto más. En cuanto a compartir una esquirla simbólica de metralla, aunque fuese a través de los infinitos filtros que mediaban entre el amputado y su visión cadetada, lacteada, acrusanada, ahí no va más. El tipo sensible”.

Arcadi EspadaPeriodismo práctico.

Comunicados enfrentados


36065_570x360
Apertura de negociaciones

Según el Real Madrid, el Manchester no aceptó sentarse a negociar hasta la mañana del domingo. De acuerdo con el club inglés, el Madrid hizo su primera oferta por De Gea a la hora de comer.

13:39

A esa hora, el Real Madrid afirma que envía los contratos al Manchester. El equipo inglés no lo menciona, pero sí afirma, como el club blanco, que se llegó a un acuerdo rápido y que la resolución estaba supeditada al fichaje de Keylor Navas. Sin embargo, aseguran que mientras el Madrid controlaba el proceso de la documentación de Navas, De Gea y del propio club blanco, el Manchester sólo tenía control sobre la suya.

21:42

Ambos clubes coinciden en que el Manchester envía la documentación de los jugadores a esta hora. Según el Madrid, el equipo inglés incluye pequeñas modificaciones que el club madrileño acepta.

23:32

El Real Madrid devuelve la documentación al club inglés. Sin embargo, de acuerdo con el Manchester, falta la hoja de firma.

23:40

El Manchester asegura que recibe documentación con importantes cambios que ponen en riesgo el fichaje. El Madrid no lo menciona en su comunicado.

23:53

El Real Madrid sostiene que a esta hora, el Manchester llega a un acuerdo con los representantes de Keylor Navas y es entonces cuando se recibe la documentación del contrato para que la firme el jugador. El Manchester no lo menciona en su comunicado.

23:55

El Manchester asegura que a esa hora se reciben los documentos para cancelar el contrato de De Gea. El Madrid no lo menciona en su comunicado. Según el equipo británico, el Madrid todavía no había devuelto la documentación de Navas que, según el club blanco, acababa de llegar hacía dos minutos.

23:58

El Manchester asegura que recibe el acuerdo a esa hora y lo sube al Sistema de Correlación de Transferencias (TMS) de la FIFA.

00:00

Según el Real Madrid, el Manchester introduce los datos de De Gea, no los de Navas, en el TMS y remite al club, simultáneamente, los contratos firmados.

 00:02

El Real Madrid, siempre según su comunicado, intenta introducir los datos en el TMS de la FIFA pero ya está bloqueado.

00:26

El Real Madrid recibe una invitación del TMS de FIFA para introducir los datos del transfer.

00:28

La Liga de Fútbol Profesional recibe la inscripción de De Gea fuera de plazo.

El Manchester se ha ofrecido para demostrar que ellos habían firmado todo dentro del plazo ante la FIFA, pero el Madrid ha decidido no recurrir.

Tarde



El fichaje de De Gea se ha frustrado y la prensa nacional lo califican de ridículo del Madrid. Cuando daban el fichaje por realizado, incluso el subdirector de As, la prensa amiga, decía esto en Twitter.

El club habría fichado al jugador al día siguiente de la salida de Casillas, y si todo se ha frustrado, si se han quedado sin tiempo, ha sido porque el Manchester decidió sentarse a negociar el último día. Probablemente obedeció a su estrategia de negociación: esperar al último día para intentar mejorar la oferta del club blanco. Ya lo había dicho Van Gaal a quien le quiso escuchar: “Compramos caro y necesitamos vender también en precios altos” y “se sabrá sobre el futuro de De Gea el uno de septiembre”. Y es que es complicado negociar si una parte no quiere.

La operación se ha convertido en un esperpento por su desenlace. Nadie sale bien parado. Todos pierden. El mayor damnificado es De Gea, porque se queda en Manchester, donde ni quiere estar ni lo quieren. Tiene a su entrenador en contra y a la afición enfadada. El Manchester United pierde porque se le presenta ahora un grave dilema. Por un lado, puede seguir con el discutido Sergio Romero bajo palos y dejar al español en la grada o en el banquillo. Por otro, puede dar la titularidad a De Gea, pero tendría que aguantar mucha presión de la afición y no parece que eso beneficie al equipo. Podrían condicionar su titularidad a la firma de la renovación y es posible que el jugador acepte si pretende jugar la Eurocopa por encima de todo. Eso permitiría que el portero pudiera continuar más años en el club inglés y que el año que viene el equipo pueda pedir mucho más por él. Podrían llegar a un acuerdo por el cual el jugador renueve pero el club no le ponga trabas en la salida si el Real Madrid insiste en su fichaje. Lo que es evidente es que Van Gaal tendrá que responder ahora a la pregunta que tanto ha evitado durante las últimas semanas.

Por otro lado, el Real Madrid se queda sin su fichaje de la temporada. Y habrá que ver cómo reacciona De Gea para ver si el club ha dicho definitivamente adiós al jugador. Sin embargo, tiene la portería cubierta. Navas se queda y es querido por la afición. Ha demostrado tanto su solvencia como que llega un año tarde a la titularidad de la meta blanca.

Empatía por las bestias


55ccecb630b80

Vuelven los toros a San Sebastián, con monarquía del brazo y hierve la sangre abertzale. En la concentración de hoy contra los toros se ha escuchado “fuera monarquía”, “los Borbones a los tiburones”, “la tortura no es arte ni cultura”, “Con un poco de suerte, mañana funeral”, “PNV, español”, “Independencia” y “vosotros fascistas, sois los terroristas”. Como se puede ver, todo muy antitaurino, lo que demuestra el evidente carácter político de la prohibición de Bildu hace dos años.

Hay que tener cuajo para que esta pandilla llame terroristas a los demás. Ellos, que se han encargado durante décadas de sembrar el miedo en el País Vasco, que han apuntado con el dedo a sus propios amigos para que ETA los ejecutara. Ellos, que han vaciado cargadores en las urnas, que con cada voto a Batasuna han metido una bala en la recámara de los terroristas. Ellos exclaman contra las tortura de los animales; pero no apreciaron lo mismo en las 48 horas de Miguel Ángel Blanco o en los 532 días de Ortega Lara. Ellos, que han gritado “¡ETA mátalo!” hasta quedarse sin voz. Ellos, que no solo no han callado, sino que han vitoreado a los asesinos, que les ponen plazas, parques, calles y placas. Ellos, que han forzado el vacío a los valientes hasta que los han expulsado, que han proclamado la muerte civil de cientos de miles de vascos. Ellos, incapaces de sentir respeto por las vidas de hombres y mujeres que pensaban diferente, que han volado por los aires el futuro de tantas familias. Ellos, que jamás han condenado la muerte de un ser humano, se atreven ahora a dar lecciones morales. Tan solo son capaces de sentir empatía por las bestias. Con razón, por sus semejantes.

Sin democracia en Europa


Los periodistas nos informan con frecuencia del camino a la socialdemocracia del discurso de Podemos, aunque con menos reiteración insisten en su capa de pintura. El mensaje de Pablo Iglesias es el recado que deja en pequeñas conferencias, en presentaciones de libros. Ocurrió el pasado 16 de julio en la presentación del libro de Manuel CastellsRedes de indignación y esperanza.

El secretario general de Podemos dice que lo ocurrido entre la Troika y Grecia recuerda al Tratado de Versalles. Ha sido una comparación recurrente por parte de los que, sentimental e ideológicamente, simpatizan con el gobierno griego, dejando de lado lo más importante: que el Tratado de Versalles reclamaba a Alemania y a sus aliados la responsabilidad moral y material del estallido de la Primera Guerra Mundial y establece condiciones de desarme, territoriales y económicas a los perdedores. Grecia, sin embargo, está negociando con sus acreedores un nuevo rescate.

Con el mismo baremo, si todos los estados de la Troika hubieran decidido, por referéndum, sobre el préstamo, todavía hoy se estarían celebrando consultas, Grecia estaría quebrada, sin posibilidad de financiación y el resultado en alguno de los países habría sido contrario a un tercer rescate. En la presentación arriba comentada, Iglesias asegura que

Los instrumentos de los estados son tan pequeños que no hay democracia en Europa. Y la democracia es incompatible con una moneda única europea que controla el BCE que no responde a controles democráticos. (…) El capitalismo es irreformable y ontológicamente abyecto como sistema de organización de la economía.

Tsipras, por tanto, no ha podido hacer otra cosa que llevar la contraria al resultado del referéndum porque cualquier otra solución era peor. Afirma Iglesias que eso no lo convierte en traidor. El líder de Podemos habla de política, de falta de sentimiento democrático de los europeos y ni menciona en algo mucho más sencillo: el principal y más acuciante problema de Grecia es económico y necesita de sus acreedores para vivir.

La convocatoria de elecciones del gobierno griego, dice Iglesias, son un nueva lección de democracia a Europa. Es necesaria la derivada enlazada con su discurso: “claro que no hay democracia en Europa”. Mientras el líder de Podemos siempre ve intereses ocultos en los movimientos ajenos, en todo aquello con lo que él simpatiza sólo observa lecciones morales, lecciones democráticas, lecciones éticas, lecciones, al fin y al cabo. Se coloca, así, un escalón por encima de quienes no están de acuerdo con sus afirmaciones. Aquí subyace la raíz de la radicalidad de su discurso: no contempla la posibilidad de que alguien que no piense como él sea demócrata. Y vaya, que todas estas lecciones nos lleguen de un declarado admirador del Comandante Chávez, no deja de tener su gracia.