Renuncio, ¡por el pueblo!


shutterstock_20992963

El Plural ha publicado un artículo denunciando que Ramón Espinar, senador y diputado en la Asamblea de Madrid por Podemos, ha mentido al afirmar que ha renunciado a su sueldo como senador. Hace referencia a una información aparecida en Público, una renuncia inédita: “Podemos tiene que hacer bandera de esto”, asegura Espinar.

En efecto, no lo va a cobrar, pero porque la ley se lo impide. Tiene que elegir entre el sueldo de senador o el de diputado y se queda con el segundo, por cierto, mejor remunerado.

El artículo 155.4.b de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General establece que

Sólo podrán percibir la remuneración que les corresponda como Senadores, salvo que opten expresamente por la que hubieran de percibir, en su caso, como parlamentarios autonómicos.

Después, el diputado ha enviado este tuit:

El Plural, aclara que no ha logrado ponerse en contacto con él. Espinar vuelve a mentir. Sí lo ha dicho. Alto y claro en declaraciones el pasado viernes a ‘Las mañanas de Cuatro’ (gracias a Jan Solo por el enlace). También su formación política.

No sólo renuncio al sueldo, he renunciado a todo. Tenemos un mandato y un código ético que hace que los cargos públicos de Podemos cobren tres salarios mínimos. (…) Con el sueldo de diputado autonómico y de senador estaría ganando más de 9000 euros al mes. Esto es un método pensado para que el cargo público despegue y se despegue de la base social que le vota. Para vacunarnos contra eso, queremos salarios normales. Además del salario de senador que no voy a cobrar, he renunciado a una serie de prebendas que tienen los senadores y que a mí me parecen una golfada. Además de un salario base de más de 3000 euros al mes, tienen una tarjeta de RENFE para comprar sus viajes, una VISA para viajes que es la que provocó el escándalo de Monago, dos seguros privados y una medalla de 600 euros.

Todas estas prebendas están matizadas en el artículo de El Plural. La suma de ambos sueldos no llegaría a 9000, como afirma. Desmienten también la existencia de la VISA. Aquí está el régimen económico de los senadores. Lo triste es que el pasado lunes, el mismo programa debatió sobre la renuncia. Nadie en la mesa sabía de la incompatibilidad de ambos sueldos. Todos alabaron a Ramón. Incluso Inés Arrimadas, de Ciudadanos, dijo que el senador de su partido había hecho lo mismo que Espinar pero sin tanto bombo. Fue más lejos: abogó por una ley que impidiese tener dos cargos públicos y cobrar ambos sueldos. Ay, si se hubiera guardado el oportunismo.

Arcadia catalana


mas-rivera220715

El señor Mas ha deseado a Albert Rivera que no tenga responsabilidades de gobierno en España porque es un joven ignorante. Con razón lo desea, pues Ciudadanos nació con el propósito de impedir aventuras esperpénticas como la del presidente catalán. Es posible que el partido naranja tuviera hoy posibilidades reales de gobierno si se hubiera tomado en serio su implantación nacional desde su primer congreso. Aunque quizás puedan decidir el gobierno, la realidad es que no pueden ganar, pero sus buenos resultados en las autonómicas y municipales en toda España sirven para desmontar la falacia nacionalista del rechazo a lo catalán a lo largo y ancho de Castilla.

En España no hay un repudio a lo catalán, sino un choque con el desprecio y el victimismo que el nacionalismo emponzoña con su retórica sentimental. Sí existe -y en esto se empeña día a día el gobierno de Cataluña- una confusión entre el nacionalismo y la normalidad. El secesionismo pretende generar desprecio en los demás: que se vayan. La siembra del hastío que recogerán los ‘segadors’ a golpe de hoz. Estos tejedores de deslealtades institucionales han disfrutado de los micrófonos, las calles, las administraciones, las televisiones públicas y los presupuestos como de su pesebre. El nacionalismo ha creado un marco de confusión necesario para estos lodos. Ha enredado la crítica con el odio, una mala palabra con un desaire, la realidad con la fantasía, ha domado la educación y ha inundado la política de sentimiento, sentimentalismo y nostalgia de una Historia que nunca existió. Y la oposición, durante décadas, ha sido de baja intensidad. Hasta la llegada de Ciudadanos.

Rivera aspira a gobernar España. Al menos es más realista que Mas, que anhela la presidencia de un estado que no existe.

Más fuerte que la manipulación


Captura de pantalla 2015-06-19 a la(s) 17.28.19

‘Las mañanas de Cuatro’ ha realizado esta mañana una burda manipulación de un artículo de Irene Villa publicado en La Razón, Más fuerte que el odio. El periodista Javier Ruiz abría con la frase

¿Se está acosando, se está exigiendo demasiado a los nuevos gobernantes? Hoy, la respuesta la da Irene Villa,

y subrayaba, de todo el texto, la siguiente frase:

Lo que de verdad me duele en el alma son los insultos, amenazas que están sufriendo los propios políticos que, sin haber empezado apenas su labor, son ultrajados de una forma tan antihumanitaria, injusta e incluso demente.

El periodista continúa:

Hoy, Irene Villa apoya a los que han escrito tuits desde Podemos.

Y añade un párrafo más del texto:

Lo que me hace sentir francamente satisfecha de toda esta polémica, es el cariño que, estoy completamente segura, es mucho más fuerte que el odio.

Habría sido deseable que algún periodista de la mesa hubiera denunciado en directo la manipulación descarada, pero nadie lo hizo. Quizás no conocían el artículo. La entradilla sirvió al presentador para derivar el debate hacia donde le interesaba: si había una campaña contra Podemos.

El presentador, primero, cambia palabras de Irene Villa: ella se refiere al acoso a políticos, no a los gobernantes elegidos. Está claro que, en este caso, los gobernantes pueden estar incluidos o no, pero el presentador, al hablar exclusivamente de gobernantes y de Podemos excluye toda posibilidad de referencia al acoso a otros partidos. Pero es que, además, Irene Villa, después de escribir que son “son ultrajados de una forma tan antihumanitaria, injusta e incluso demente”, añade un ejemplo concreto:

«Te mereces la guillotina y la horca». Si resulta que ese cambio que tenía que generar ilusión, nuevos horizontes… lo que despierta es el odio, me temo que eso sí ha de preocuparnos.

Resulta que Irene Villa hace referencia a los gritos de seguidores de Podemos contra Begoña Villacís cuando salió el sábado pasado de la sesión de investidura de Manuela Carmona. Es de suponer que la muchedumbre allí reunida tiene la inteligencia suficiente como para no pretender aplicar la horca después de la guillotina, pero no estoy muy seguro.

Es decir, Javier Ruiz pretende colar al público que Irene Villa dice que hay una campaña de ultraje, una campaña de denigración que roza la demencia contra Podemos, cuando en realidad lo que ella afirma es que lo que le duele “en el alma” es que esa campaña la orquesten las hordas de Podemos contra políticos como Villacís en particular, o Ciudadanos en general.

Desgraciadamente, Irene Villa sabe de los chistes sobre ella toda su vida. Tiene la dignidad de no utilizarlos contra los que intentan reírse a su costa, pero sí denuncia que

han hecho más daño a la dignidad de todo el país, que a los propios protagonistas.

Otro pequeño olvido de ‘Las mañanas de Cuatro”.