Retrato y obsesión



Estos titulares en la prensa británica:

Chelsea’s José Mourinho will leave the big spending to Manchester (The Guardian).
Mourinho: Paul Pogba ‘one of the top players in the world’, Chelsea won’t bid (ESPN).

Mourinho concede la entrevista a The Guardian, que no se fija en lo concreto. Sus declaraciones sobre Casillas están incluidas en los titulares británicos de arriba. Son las siguientes:

Si voy a por un jugador es porque pierdo a otro. Es porque alguien se quiere ir o porque alguien llega con una oferta perfecta para el Chelsea. El mercado de fichajes está inflado. Sólo hay que ver lo que pasa en mi país. Portugal es un país con problemas económicos, sociales y políticos donde ha habido muchos recortes, los jubilados tienen problemas con sus pensiones, se han subido los impuestos, salarios, trabajos, todo. Esta temporada, el Oporto paga 20 millones de euros por Imbula, pagan un salario increíble a Casillas, el Sporting está pagando millones por jugadores y entrenadores. El fútbol rompe todas las situaciones”.

Mourinho no añade ni una subordinada sobre el salario de Casillas. “Un salario increíble”. Eso es todo. Supongamos que, por un momento, la prensa rosa-deportiva española tiene razón: el luso está obsesionado con Casillas. Apliquémosles, pues, su misma lógica. ¿En qué lugar quedan cuando, a una frase simple, le añaden dos portadas a todo color?

La soledad del portero


Triste-despedida-para-Iker-Casillas

La despedida de Casillas ha ensombrecido la entrevista a sus padres publicada ayer por El Mundo. Y viceversa. Y, a la vez, se han complementado de una forma dantesca: la entrevista responde preguntas que los periodistas en el comunicado del adiós jamás habrían realizado. Resulta que el guardameta y sus padres no se hablan, aunque parece que su madre le llama de vez en cuando para decirle que qué era eso de ir a un equipo como la Roma, o le escribe afirmando que se merece un equipo de más categoría que el Oporto. Su padre, por su parte, le recomendó no perdonar ni un céntimo al Madrid.

Por si fuera poco, ahora sabemos que en 2009, tras el inicio de la segunda etapa de Florentino Pérez en la presidencia, despidió a su entonces representante, Ginés Carvajal y demandó, a través de sus padres, al Real Madrid para que el club se hiciera cargo de la comisión del nuevo contrato que había firmado con el anterior máximo mandatario, Ramón Calderón. La demanda se alargó durante tres años, hasta el mismo día del juicio. El acuerdo al que llegaron, según parece, fue que Casillas acordaría una cantidad con su ex-representante y después, el Madrid se la abonaría al jugador.

Los padres de Casillas, según la entrevista, no tienen una buena relación con Sara Carbonero. Los problemas comenzaron en 2010, cuando el portero “decidió apartar a sus padres de una sociedad que había constituido junto a ellos para gestionar sus inversiones inmobiliarias y que contaba con un patrimonio de 30 millones de euros. Se abrió una brecha familiar a pesar de que Iker les entregó 5 millones, varios inmuebles y les fijó un sueldo de 9.300 euros al mes durante 15 años. A cambio, les pidió que firmasen un pacto de no agresión todavía en vigor y por el cual no pueden vertir comentarios despectivos contra él ni contra su entorno más cercano”.

La entrevista destila la sobreprotección de unos padres que terminan viendo en cualquier persona que no sean ellos mismos una amenaza para su hijo. Los millones que ha ganado Iker han golpeado a la familia como una herencia. Han originado la batalla que una madre nunca debe librar porque nunca puede ganar: la de la idoneidad de la nuera. Esa desconfianza nubla el juicio. Los hijos tienen que equivocarse como adultos. O acertar, porque acabarán haciendo lo que quieran igualmente.

El amor de los padres por su hijo y su borrosa relación con la realidad se pone de manifiesto cuando exigieron al propio Florentino que su hijo, de entonces 24 años, ganara lo mismo que Raúl. Estos son los mimbres que han sujetado la cabeza de Casillas sus últimas tres temporadas. Su familia, en cambio, prefiere ver una suerte de conspiraciones entre Florentino, Mourinho, periodistas y Arbeloa, un contubernio que ha hundido a su hijo porque se vive mejor echando la culpa a los demás. Los argumentos infantiles de sus padres se caen por su propio peso: de haber querido forzar la salida de Iker, Florentino habría fichado a un portero cuando Mourinho se lo pidió, y no habría esperado a la necesidad de llevar a Diego López por la lesión de Casillas. Se olvidan de que fue Mourinho quien salió poco después del club y de que Carlo Ancelotti también lo sentó. Si el portero jugó la Champions, fue porque el italiano no quería un cisma en el vestuario.

La despedida, a falta de la que habrá hoy en el Bernabéu en una rápida reacción del club tras las críticas vertidas, no fue la que un jugador como Casillas merecía. Pero no debemos olvidar que él lo eligió. Y se me antoja complicado pensar en cómo se puede convencer a alguien de que el adiós que merece debe ser distinto cuando se impone el rencor. Es fácil decir que el Madrid ha gestionado mal la salida de Casillas y olvidar que el club le puso todo tipo de facilidades para que fuera a su medida. La plantilla habría podido estar a su lado si las negociaciones no se hubieran roto tantas veces. Es fácil caer en el perverso cliché del empresario.

Lo que no vale es proteger a Casillas como lo hacen sus padres. Tratarlo como a un niño. Como si no fuera dueño de sus decisiones. Como si él no fuera consciente, tanto como el Madrid, que la decisión de salir solo ante la prensa daría mala imagen al club. Y es que, para irse dignamente de un club como el Real Madrid, antes de nada, hay que hacer una reflexión sobre uno mismo y ser consciente de que ya no se rinde al nivel necesario. Es una ley de vida difícil de aceptar cuando eres dueño de todo calificativo milagroso.

A Casillas se le ha protegido tanto, que ayer estaba solo.

De empresa y club


2152x

Que me corrija Jabois si me equivoco cuando digo que Florentino Pérez es un empresario aficionado al fútbol. Todos los madridistas haríamos un equipo estrella, ficharíamos a uno u otro, venderíamos a mengano porque pensamos que ya no rinde… Jugamos a entrenador y presidente a la vez, a manejar egos y presupuestos como si de administrar la paga de nuestros hijos se tratara. Sabemos más que un cuerpo técnico y un presidente juntos.

Una de las peores ayudas que ha recibido Casillas han sido las alabanzas desmesuradas e incondicionales de amigos que jugaban el papel de periodistas objetivos. Tras la salida de Mourinho, la imagen del portero ha continuado su degradación, y la prensa ha visto en aquel affaire la caída de la leyenda. “Puede estar en el Madrid lo que quiera, nos lo ha dado todo”, es una frase que no se ha rendido ni ante la evidencia ni ante el nivel que requiere el club. Así, no pocos periodistas consideran que se está tratando mal al portero. En el fragor de nuestros juicios, hay un aspecto curioso en la larga negociación de la salida de Casillas:

Hombre, por partes. Gabilondo acusa al Madrid de ser más empresa que club. Su observación indica que el equipo no tiene en cuenta lo mucho que Casillas ha dado al club, como si el Madrid no hubiera dado nada a Iker. Incluye, además, el clásico prejuicio vicioso: la empresa trata mal a los trabajadores. Es curioso que vea en Casillas a un futbolista y no a un trabajador. Me explico. Hemos podido saber que, durante las negociaciones, el portero no estaba dispuesto a perdonar ni un euro al Real Madrid. El club, por otro lado, no quería pagarle íntegramente los dos años que le quedaban y otorgarle la carta de libertad. Dos posturas, a priori razonables, que buscan sus propios intereses y condenadas a entenderse. Lo que no es justo, y esto es lo que hace la prensa con tanta facilidad como frecuencia, es juzgar al club como empresa y al jugador como futbolista. Aquí se rompe el equilibrio: es evidente que Casillas no ha negociado con el Real Madrid como el futbolista que lleva 25 años en la casa, sino como el trabajador que quiere llevarse lo que le corresponde. No se han manejado afectos. Pero la prensa pasa por alto a Casillas lo que no perdona a Florentino.

La Décima


La Décima comenzó a ganarse 24 de abril a las 21:01 cuando Sergio Ramos coló un obús con la cabeza en el fondo de las mallas del Allianz Arena. Pero comenzó a gestarse casi cuatro años antes, cuando Mourinho llegó a un Real Madrid con la necesidad imperiosa de competir. La llegada del entrenador portugués provocó una revolución en los asientos del Bernabéu: pocas veces la afición madridista ha sentido una unión y una fidelidad por su entrenador como la que sintió con Mourinho hasta que comenzó a ser cuestionado por los medios y, más tarde, por su enfrentamiento con Iker Casillas. Los ídolos no son de este planeta y las guerras contra ellos suelen comenzar ya perdidas.

Mourinho llevó la revolución al Bernabéu. Agarró de la pechera al señorío y recriminó en voz alta que los partidos no se ganaban con el puro en la boca. Despertó un madridismo salvaje, lo que muchos han definido como mourinhismo, pero que ni siquiera han sabido definir. Unos, muchos de ellos periodistas, lo han calificado de una ultraderecha efervescente, peligrosa, gritona. Con esos pobres argumentos han luchado. Otros, que se proclaman mourinhistas, no hacen sino un flaco favor a su significado porque, en realidad, nunca han visto más allá de su forofismo y Mourinho les ha servido de canalización.

El mourinhismo no consistía, ni consiste, en la defensa a ultranza de una persona, haga lo que haga, diga lo que diga, de forma irracional; sino en la defensa de un equipo, de que lo políticamente incorrecto vale incluso más que lo correcto y que está bien decirlo, en que la lealtad es fundamental en el trabajo en equipo, en que el jefe siempre está en el banquillo y no en el campo pero, sobre todo, consiste en denunciar la trampa intelectual de que hay un buen fútbol y un fútbol malo. Es la denuncia de una moral impuesta por pequeños gerifaltes que creen que su opinión es verdad suprema. Una pelea contra esa moral que vale para el fútbol y para cualquier orden de la vida.

El mourinhismo es denunciar la hipocresía del que actúa como se espera de él en público, pero fanfarronea a micrófono cerrado. Denunciar que el Madrid, por no jugar como el Barcelona, no es peor equipo. Mourinho no es que fuera el mejor entrenador del momento, es que era el idóneo para atacar esos cimientos.

Venía a competir contra el mejor Barça de la historia, un equipo que había superado al Real Madrid. En esa imagen colectiva aterrizó el portugués, en tierra de guardiolismo absorbente ayudado, además, por los éxitos de la selección española. Una forma de pensar que consiste en una sonrisa permanente, en las buenas relaciones y formas porque todo va bien, en especial con los medios, en asombrar al mundo con el juego y los porcentajes de posesión. En el trabajo diario de una cantera frente a zarpazos financieros de fichajes millonarios; en la humildad frente a la soberbia; en el seny frente a la chabacanería; la democracia frente a la dictadura. En vender la imagen frente a la realidad. La guerra entre la pureza y lo maldito.

En Madrid comenzaban a sentirse los primeros síntomas de lo que Pedro Ampudia bautizó como el madridismo culé, que no es otra cosa que la madriditis pero sufrida por un merengue: una enfermedad que uno ve perfectamente en los demás, pero nunca reconoce en uno mismo. Eso, en toda la historia del Barça, sólo lo ha conseguido Guardiola y hay que reconocerle su mérito.

Mourinho devolvió competitividad al Madrid y acabó con el guardiolismo. Ese es su mayor triunfo. El propio Guardiola se bajó del carro un año antes, no sé si por estrés o porque veía venir un derrumbe que no quería que le pillara en casa. Decidió tomar aire y firmó un nuevo contrato con el equipo más potente de Europa, el Bayern de Munich que, como una profecía, había arrasado Barcelona con un 7-0 demoledor en las semifinales del año anterior. Parecía que Guardiola se movía en el fútbol como Fouché en política.

Para doblegar a Guardiola, Mourinho compitió hasta el límite, y los límites suelen agotar. La prensa, que esperaba sus ruedas de prensa con grabadoras, comenzó a acudir con cuchillas. Pensaron que tendrían titulares fáciles y, en efecto, los tuvieron: pero a costa de poner en evidencia sus propias miserias. Se movilizó de forma vergonzante, crearon un clima insufrible y, en medio de todo esto, se enrarecieron las relaciones en el vestuario donde el capitán jugó un papel crucial. La decisión de sentar a Casillas condenó a Mourinho. Buena parte de la afición se sintió agredida, se rompió definitivamente la armonía. Casi de la noche a la mañana, los aficionados se dividieron entre los que querían al entrenador en la calle, y los que acusaban a Casillas de traidor por dar munición a la prensa que, día tras día, disparaba en la rueda de prensa contra su jefe. Esos odios todavía quiebran con daños colaterales como Arbeloa Diego López.

Al final del año, el callejón condujo a la salida de Mourinho y la llegada de Ancelotti, quien demostró su carácter al sentar a Casillas desde el principio de temporada. Las críticas arreciaron y él, que no tenía nada personal contra Iker, pero que sabía que no podría capitanear esa nave en esos mares ni tampoco podía ceder, decidió que jugara la Champions. Era eso u otro año aciago para el Madrid. Carlo cogió un equipo casi hecho, con pocos cambios y lo ha adaptado a su visión del fútbol sin despreciar las armas cargadas que le entregó Mourinho. Ha podido llegar donde el portugués, por tres veces consecutivas, se quedó a las puertas.

Carlo ha doblegado el maleficio de Alemania, puesto a prueba tres veces seguidas. La brutal paliza al Bayern de Munich, donde se vio finalmente que el paseo triunfal de Guardiola por tierras bávaras no ha sido sino un espejismo en alta competición. Donde quedó demostrado que el fútbol del guardiolismo se debió a la conjunción de una seria de jugadores excepcionales y un gran entrenador. Guardiola llegó al equipo que enterró a su hijo, pero se topó con el equipo que creó su archienemigo, manejado con maestría por Ancelotti.

Parecía que, como Edipo, el Madrid se enfrentaría al destino de matar al padre, pero de esa batalla cruel se encargó Simeone, un hombre que ya ha hecho historia como entrenador en el Atlético de Madrid más competitivo que se recuerda. Han realizado una temporada memorable, inimaginable para cualquiera el pasado septiembre. En cierto modo, el Atlético ya la ha ganado.

Pero falta levantarla. Que la levante el Madrid.

20140525-002324-1404726.jpg

Abrevaderos deportivos


Belén de las Heras, colaboradora estelar de la cadena mexicana Televisa, ha lanzado una bomba a escasos días de la próxima reunión del Consejo de Ministros. La colaboradora, esposa de Luis de Guindos, ha asegurado que hay división en el Consejo.

De las Heras ha comentado, en su última colaboración, la reunión que mantuvieron Luis de Guindos y Alberto Ruiz-Gallardón con Mariano Rajoy y los ríos de tinta que han corrido a raíz de la misma. Recordemos que en principio el tema de la reunión eran asuntos menores, pero que posteriormente se dijo que los ministros habían dado un últimatum al presidente: “o Sáenz de Santamaría o nosotros”, transcendiendo además la frase de De Guindos: “Sáenz de Santamaría se ha vuelto loca”.

Pues bien, en el programa “La Política, Belén de las Heras, colaboradora del programa y pareja sentimental del primer espada del Gobierno de Madrid, se ha dejado ir. La entrada ya ha sido contundente cuando se ha referido al nuevo fichaje para Educación, Álvaro Marchesi, con los términos de “a rey muerto, rey puesto”.

Y rápidamente ha pasado a detallar la situación desvelada tras la conversación hecha pública hace unos días: “A Rajoy le gusta comer con De Guindos y Ruiz-Gallardón. Ocurre que unos compañeros del diario Olakease News salieron con una portada que Luis y Alberto habrían puesto contra las cuerdas al presidente”, y añade, y “Rajoy hizo una rueda de prensa de urgencia, nada habitual en él, diciendo que era mentira la portada de Olakease News. Estaba bastante nervioso. Tenemos al presidente muy enfadado y bastante nervioso”.

“El clima dentro del consejo no es bueno”

A continuación, Belén explica que “el clima dentro del Consejo, como sabéis todos, no es bueno. Los ministros no comulgan para nada con la Viceministra. Ahora mismo hay división dentro del consejo”, por lo que “a ver qué ocurre de aquí a final de legislatura. Veremos si sigue Sáez de Santamaría a partir de entonces. Sáez de Santamaría tiene muchos frentes abiertos en Madrid”.

Unas declaraciones que, viniendo de quien vienen, de la pareja sentimental del ministro de Economía, adquieren un signicado especial.