Periodismo para niños


300-4-suicideUna mujer se ha suicidado y el periodismo no sabe por qué. Especula, como hace siempre, con la muerte. Y con la profesión. Cierra el relato sin siquiera abrir el libro y lo titula «Una mujer se suicida en Madrid tras una orden de desahucio de la empresa municipal de vivienda«. Establece la relación causa-efecto como si una novela nos desvelara el final, y el problema es que no se sabe apenas nada de esa pobre mujer.

Amparo, según parece, deja seis hijos, tres de ellos menores, dos nietos y un marido. La deuda, de 900 euros, era de él. No había recurrido a la PAH. Y la única salida que encontró, según nos informan, fue suicidarse. Al periodismo le parece bien dar una noticia que cierra su breve relato de buenos y malos, las estrecheces entre el desahucio y la muerte. El periodismo para niños.

Da igual lo mucho o poco que se insista en que una persona sana nunca intenta acabar con su vida, en la redacción sólo importa el titular. Otros investigarán si la orden de desahucio ha sido la última gota del vaso, una más en un alud de circunstancias que el periodismo, sin pudor, se ha molestado en ignorar para no complicarse la vida.

Este comportamiento convierte a los periodistas en meros consumidores de información, en víctimas de sí mismos. Josu Mezo, en su recién estrenada sección en ‘La Brújula’ de Onda Cero, advirtió de la responsabilidad de los lectores a la hora de leer información. Esto fue lo que dijo:

Con esto de las redes sociales, todo el mundo envía constantemente lo que lee por ahí. En cierto modo, todo el mundo tiene que ponerse en la piel del periodista que recibe una nota de prensa y dice: «¿esto vale para algo? ¿Merece la pena ser contado?». La gente retuitea o reproduce cosas por Facebook, normalmente con mucho entusiasmo si es conforme a sus prejuicios, y debe aprender a que no le cuelen tonterías, porque luego se retuitea y se comparte con amigos, y estamos ayudando a gente a desinformar y a meter ruido donde debería haber información.

Todavía no sabemos qué ha ocurrido, pero ya hay una manifestación para las 18:00 y un hashtag en Twitter, #EMVSmata, que apunta a ‘trending topic’ y que denuncia a gritos que la pobre mujer, Amparo, ha sido asesinada. El pueblo, así, se identifica con ella, víctima del sistema, la libera de la responsabilidad de sus actos y se liberan ellos, por lo que pueda pasar. Y el titular ya ha señalado al criminal.

El purgatorio (de la prensa)


‘La Brújula’ de Onda Cero, dirigida por Carlos Alsina, ha estrenado una nueva sección todos los jueves llamada ‘El purgatorio’, incluida en ‘La tertulia de la economía’. Para dicha sección contará con Josu Mezo, profesor de Estadística aplicada a la Ciencia en la Universidad de Castilla la Mancha, y autor del blog Malaprensa, donde lleva casi diez años señalando errores de bulto en la prensa española que muestran «pura falta de profesionalidad, negligencia, torpeza o ignorancia del periodista». Su blog nació, según sus propias palabras en una entrevista, «del hartazgo de ver tan a menudo en la prensa supuestamente seria y de calidad noticias que me parecían claramente erróneas». Josu no es periodista, pero su blog fue uno de los primeros en España, si no el primero, dedicado exclusivamente a señalar la mala prensa, algo muy necesario en una profesión demasiado acostumbrada a mirarse el ombligo.

En su primer día, desmontó las cifras de las familias en la vuelta al colegio, esa cuesta de septiembre. No es que no sean creíbles (al menos algunas), es que los métodos que se utilizan para llegar a ellas no son todo lo riguroso que debieran. Algunos puntos que destaca:

  • Las cifras bailan demasiado entre distintas asociaciones de consumidores, que son las que realizan los estudios.
  • Algunas asociaciones incluyen en los gastos de la vuelta al colegio el comedor y el transporte, cuando en realidad son gastos recurrentes.
  • Las estimaciones de gastos de ropa, por ejemplo, son el resultado de un sondeo aproximado al que se llega no se sabe muy bien cómo.
  • Se habla de gastos medios, pero no se sabe cómo se hacen las medias, a veces por etapas, o por tipo de escuelas. En FUCI, por ejemplo, suman el supuesto gasto medio por alumno de colegio público, concertado y privado, y lo dividen entre tres sin tener en cuenta cuántos niños estudian en cada tipo de centro. Así hallan la media. El dato es, por tanto, inútil.

Mezo dice que el periodista debe hacer siempre una pregunta: «¿usted cómo lo sabe?». Esa pregunta, con frecuencia, debe ser anterior (incluso en forma reflexiva) y es la que otorga o quita autoridad a una fuente. Un periodista nunca preguntará a un bombero sobre la guerra de Siria, pero sí a un experto en Oriente Medio. El periodismo tiene como fuentes autorizadas a las asociaciones de consumidores porque se dedican a estudios de consumo. Hemos dejado de hacernos la pregunta y  han captado el mensaje: no necesitamos la verdad, sino un titular. Y ellas, en realidad, han venido a hablar de su libro. Así, resulta que, a veces, las asociaciones no pasan de periodismo de declaraciones, con el mismo valor que la vecina que responde que el asesino siempre le pareció un buen chico, alcachofa en boca. Y mientras, el periodismo, embarcado en su desidia.