Que el titular siempre corrobore la noticia


El tren, estampado contra el edificio de viviendas.

El titular es la primera frase por la que se pierden lectores. O se ganan. Pero si hay algo que desconcierta al personal, y creo que con razón, es el titular llamativo que la noticia no sostiene, sino que convierte la rotunda afirmación de cualquier titular, en una mera hipótesis. Es lo que ha ocurrido con la sorprendente noticia de la joven que estrelló el pasado martes un tren contra un edificio de tres pisos a las afueras de Estocolmo. La he seguido por dos motivos: el primero, por el interés periodístico que me suscita el desvanecimiento de los titulares párrafo a párrafo; el segundo, porque Alejandro Suárez me preguntó por ella en Twitter. Respondí como pude y con cierto escepticismo respecto a que fuera un robo, así que, digamos, aquí está la versión ampliada.

Los hechos que tenemos son los siguientes: una joven de poco más de 20 años, que trabaja como limpiadora para la empresa Arriva, -que mantiene y opera ese ferrocarril a través de una subcontrata con la empresa pública Storstockholms Lokaltrafik (SL)-, estrella de madrugada un tren sin pasajeros contra un edificio de viviendas a unos 70-80 kms/h. Nadie ha muerto, aunque ella está malherida y, cuando logran sacarla del tren, es trasladada al Hospital Karolinska. Se encuentra grave pero su vida no corre peligro. La policía la mantiene detenida y espera poder interrogarla para esclarecer los hechos.

El portavoz de SL, Jesper Petterson, declaró el martes que

No sabemos por qué ella estaba en el asiento del conductor o si el incidente ha sido un accidente. Hay una investigación policial en curso y esperamos que ellos lo aclaren.

Sin embargo, lean las palabras de Tomas Hedenius, portavoz de Arriva, en la misma noticia:

Ha sido una limpiadora quien, por motivos desconocidos, ha robado el tren. (…) De alguna manera, se las arregló para entrar y robar uno de los trenes. Estamos investigando cómo puede haber ocurrido.

Los medios, y hablo en todos los países, han utilizado titulares parecidos a éste:

Mujer de la limpieza roba un tren y lo estrella contra una casa

Arriva es una parte interesada de la noticia y como tal deben tomarse sus declaraciones. Lo es porque, si se confirmara un fallo de seguridad en sus trenes, tienen un problema serio. No es lo mismo una negligencia que un robo. No digo que el portavoz actúe de mala fe. Puede que crea convencido que, en efecto, lo ha robado. Pero, en ningún caso, demuestra la acusación. Sus declaraciones dejan las lagunas evidentes de cualquier afirmación sin testigos. ¿No es más plausible, sin tener ni la declaración de la chica ni las conclusiones policiales, pensar que, de alguna manera accidental accionara algo en el tren y se pusiera en marcha?

Contacté esta mañana con Oliver Geeperiodista del sueco The Local, que ha seguido el caso desde el primer día. Ha tenido la amabilidad de confirmarme que, en efecto, la afirmación del portavoz de Arriva fue suficiente para que los medios escribieran titulares como el expuesto más arriba.

Cuando escribo esto, la chica todavía no ha podido ser interrogada. Aún así, ayer, el mismo portavoz que la acusó de robo, reculó en declaraciones a Oliver, con las que, por cierto, abre hoy la prensa sueca:

Puede que el accidente de tren sea un accidente. (…) No lo sabemos seguro, estamos investigando, y esperando a que la policía termine la suya.

En estos días que llevo siguiendo la noticia, no se ha publicado el nombre de la chica. Así, la noticia no se alimenta con declaraciones de amigos o familiares. Tampoco alimenta posibles sospechas en indicios absurdos. Oliver me ha explicado el motivo:

Su nombre no se ha hecho público, pero, de saberlo, muy probablemente no lo publicaríamos. Hay una serie de leyes sobre los nombres de los criminales y las víctimas en Suecia y, en la vasta mayoría de los casos, nunca publicamos el nombre de un sospechoso bajo ningún concepto. En cualquier caso, no está en condiciones de hablar con la policía, así que nadie sabe nada de nada.

Hoy, a mediodía, The Local ha publicado lo siguiente:

Limpiadora involucrada en el accidente de tren, fuera de toda sospecha (…) Después de buscar en su casa, hablar con familiares y con trabajadores de emergencias que estuvieron en contacto con la chica, los investigadores han concluido que no hay motivo alguno para sospechar que, intencionadamente, puso el tren en marcha.

La investigación forense ha mostrado que hay una serie de infracciones de seguridad en el tren y en el lugar donde estaba estacionado. Tomas Hedenius se disculpa ante el periódico:

Dejé claro desde el principio que todos los escenarios eran posibles. Ha sido desafortunado que haya sido descrita como una ladrona, y lo siento muchísimo. (…) Debería haber hecho más para dejar claro que había varios escenarios posibles. Es evidente que no hice lo suficiente.

Si los medios hubieran elegido un titular parecido a éste,

Mujer de la limpieza descarrila un tren vacío y se estrella contra una casa

Y un ladillo en la noticia,

La empresa cree que la empleada robó el tren

¿Se acerca más a los hechos conocidos en su momento? ¿Deja en el mismo lugar a la chica? ¿Y a la empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s